Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494
Organizacion Liviana y Gestión Participativa Organizacion Liviana y Gestión Participativa

Organizacion Liviana y Gestion Participativa

Por Adolfo Arata y Luciano Furlanetto

En este libro se pretende describir y profundizar con rigorusidad académica todo el proceso de transformaciónde la empresa convencional hacia una nueva modalidad de empresas basada en la tecnología intelectual, focalizada en la gestión integral de los procesos y en la capacidad creadora de la gente. Una empresa caracterizada por si pasión de satisfacción al cliente, atenta a las necesidades del mismo en constante proceso de adaptación e innovación, buscando siempre posiciones de vanguardia.

Título Organizacion Liviana y Gestion Participativa
Fecha de publicación 2005
Autores Adolfo Arata, Luciano Furlanetto
Editorial RIL Editores
ISBN 956-278-159-3
Número de páginas 347
Archivos Adjuntos -


 

Prólogo Libro “Organización Liviana y Gestión Participativa”, 2005. 

Los autores hacen un llamado vehemente. Los fenómenos de la globalización y de los adelantos tecnológicos obligan a que las organizaciones se vuelvan más flexibles, integradas y livianas. Esto es especialmente cierto en Latinoamérica: además de los impactos mencionados, la inestabilidad socio-económica se vuelve otra fuente inagotable de necesidades de adaptación para las empresas. Si este escenario es verdadero en la actualidad, se sostendrá con más elocuencia en las próximas generaciones de empresarios y ejecutivos de alta dirección. Ellos deberán lidiar con un mundo todavía más impredecible. Este llamado, hecho principalmente a los alumnos de las escuelas de negocio, no debe agotarse en la universidad. Debe ser también un llamado a nosotros, los empresarios, para que auspiciemos formas nuevas de trabajo y preparemos el camino. Un llamado a los gerentes actuales que, por un miedo mal entendido, se resisten a entregar cuotas de influencia en la toma de decisiones. Un llamado a los profesionales en ejercicio en las empresas para que se preparen bien, porque deberán asumir más responsabilidades.

Los autores hablan del conocimiento y de las habilidades interpersonales de los actores de la organización como elementos necesarios para que este nuevo orden tenga fluidez. En efecto, sitúan al conocimiento como el primer eslabón de la cadena, seguido por el trabajo en equipo y luego la gestión participativa. Nada reemplaza al profesional trabajador en equipo, conocedor y competente, emponderado, capaz de tomar decisiones y sugerir mejoras. Este panorama nos presenta un desafío ineludible: poner mayor energía a los temas de capacitación, gestión por competencias, investigación y desarrollo, por nombrar algunas de las tareas con las que nos seducen los autores. La universidad también debe seguir haciendo su parte para cerrar las brechas de conocimiento y competencias en los profesionales de mañana. Por ejemplo, si hubiéramos estudiado este libro quienes hoy lideramos los negocios en Latinoamérica, las brechas hacia las organizaciones de clase mundial estarían más cerradas. Habría una

mayor transformación hacia la productividad, innovación y humanización. Es de esperar que ese objetivo se logre a partir de ahora. Se argumenta que al centro de las organizaciones integradas y livianas está la administración por procesos. Se destierra la hegemonía de los departamentos funcionales lo que es, en sí mismo, una revolución. En un comienzo, la administración por procesos confunde. Se generan problemas al limitar las responsabilidades en cada integrante del equipo. La re-ingeniería muchas veces es resistida e incomprendida. El rol del dueño del proceso, que los autores resaltan tan asertivamente, en sus inicios es ingrato y difícil de abordar. Si es compleja la instalación de la administración por procesos, todavía más compleja puede resultar la implementación de las técnicas de mejoramiento continuo. Todo esto es un trastorno cultural de envergadura, que la organización tradicional recibe como un shock. Los autores describen en diversos pasajes muy adecuadamente todos los riesgos y paradigmas que deben enfrentarse en esa transición. La condición básica de esta organización liviana y participativa está en la satisfacción del cliente. Se describe a este valor como la guía de cada persona en la empresa. Ningún proceso de gestión, técnica productiva japonesa ni downsizing, logra sentido si no está subordinado a la satisfacción del cliente. Arata y Furlanetto lo plantean sin rodeos. Este es otro argumento para acentuar la necesidad de familiarizarse con las técnicas que permiten una organización liviana, participativa y orientada al cliente. Porque lograr la satisfacción del cliente es una tarea cada vez más compleja. Esto no lo escribo como una frase más, sino desde la experiencia que a mí me toca vivir cada nuevo día en LAN.

Mis mejores deseos de éxito a todos quienes tengan la oportunidad de estudiar este libro, que me resultó de gran interés. Que logren implementar lo aprendido: “Un poco de conocimiento que actúa es más valioso que mucho conocimiento ocioso”

Enrique Cueto Plaza
Vicepresidente Ejecutivo LAN Airlines

 

 

Durante más de tres décadas de ejercicio de mi profesión de Ingeniero Civil de Minas, he presenciado y participado del apremiante e imprescindible proceso de modernización de la industria minera para mantenerse vigente, competitiva y sobrevivir a los crecientes desafíos que imponen las, cada vez más exigentes, normativas legales –entre otras- ambientales y laborales, ello unido a la natural tendencia decreciente de las leyes o contenidos metálicos de los yacimientos mineros en explotación a través del tiempo. Muchos de estos desafíos son igualmente válidos para la industria en general.

Las empresas reaccionan, revisando y actualizando sus tecnologías, sus estrategias y, por ende, sus estructuras. En este intento he visto impugnar paradigmas fuertemente entronizados, giros diametrales que buscan reinventar la empresa, los que normalmente nacen en la mente y convicción de los más altos niveles jerárquicos de la empresa, enfrentándose a la resistencia al cambio de los niveles intermedios y demás actores de la empresa. Son procesos cuya conceptualización es un ejercicio top-down, carentes, por lo tanto, de la retroalimentación desde la base de la empresa, es decir, de su gente. Sí, porque las personas en la empresa desean ser y sentirse parte de su realidad y opinar sobre las decisiones que las afectan. El valor estratégico de la gente es uno de los conceptos claves en torno al cual se construye la Organización Integrada y Liviana para la empresa, la calidad mundial, tema que se aborda en este trabajo.

Las empresas aspiran a la excelencia, ello implica un proceso de actualización tecnológica, como condición necesaria, pero completamente insuficiente. Es la capacidad de gestión el complemento imprescindible para avanzar en el logro de la empresa de “calidad mundial”.

En su obra, los autores Arata y Furlanetto describen la evolución de la empresa hasta llegar a la era de la “tecnología intelectual” en la cual dominan las empresas exitosas que están enfocadas en la gente y en los procesos, por sobre la división del trabajo en funciones; empresas en donde la gestión participativa de la gente se focaliza sobre el logro global de la empresa: hacer con menos, más, mejor y bien. Eficacia, eficiencia, efectividad son los criterios que dominan y campean en la empresa. A partir de ello, la empresa ajusta su estructura organizacional en Divisiones Operacionales Estratégicas (DOE), las que a su vez integran Unidades de Producción Elementales (UPE). El proceso productivo es una cadena de DOE responsables integrales de un proceso que transan su output con la siguiente DOE aguas abajo a través de un contrato el que se especifican las condiciones de satisfacción y establece un precio de transferencia, en lo posible con referente de precio de mercado. A su vez, sus insumos o input están en la misma forma regulados por contratos similares con las DOE aguas arriba. En este enfoque, y la consecuente estructura organizacional, el trabajador es un recurso estratégico valorado por su potencial intelectual, superando el control por el autocontrol, el mando por el compromiso, abriendo de esta forma los cauces para el empoderamiento de la gente, arrastrando con ello a la empresa en el camino de la excelencia.

Los autores profundizan con rigurosidad académica todo el proceso de transformación de la empresa convencional hacia esta empresa basada en la tecnología intelectual, focalizada en la gestión integral de los procesos y en la capacidad creadora de la gente. Una empresa caracterizada por su pasión de satisfacción al cliente, atenta a las necesidades del mismo, en constante proceso de adaptación e innovación, buscando siempre posiciones de vanguardia.

El trabajo Organización liviana y gestión participativa de Arata y Furlanetto, es una obra de consulta y una guía de invaluable valor para los administradores de empresas que luchan por gestionar a las mismas en un escenario de “competencia globalizada, en un entorno de continuo crecimiento de las exigencias de los consumidores y de mayor segmentación de los mercados”.

Sin duda, el arduo camino que se debe transitar en los procesos de transformación profunda de la empresa que aspira a la “calidad mundial”, se ve más claro después de este valioso aporte, aunque no por ello más fácil ni menos desafiante.

 
Nelson Pizarro Contador
Vicepresidente Corporativo, División Codelco Norte

 

User Login